Siete hábitos para despertar con energía

Haces todo lo posible por irte a la cama temprano, tomas un té de tila, pones música relajante y acondicionas el mejor ambiente posible para descansar… Y aun así, ¿despiertas tan agotado como si no hubieras dormido?

La causa de esta situación, que afecta a un buen número de personas en la actualidad, es que si bien consigues dormir, no lo haces profundamente y lo más seguro es que no completes el ciclo de sueño hasta llegar a la fase REM. O quizá despiertes varias veces a lo largo de la noche y tengas algunos problemas para volver a conciliar el sueño.

Todo esto se traduce en un descanso pobre, una recuperación prácticamente nula y un despertar en el que te sientes con menos energías que cuando te desvelas. Pero, ¿por qué sucede esto?

Primero que nada, debes saber que existen diversos trastornos, tanto del sueño en sí, como de otros sistemas del organismo que afectan el sueño. Quienes padecen trastornos respiratorios crónicos, como el asma, llegan a tener problemas para dormir porque a veces no respiran bien y cuando esto sucede, el organismo siente la necesidad de despertar para recuperar la respiración y no asfixiarse.

No queremos decir que si tienes problemas para dormir, lo más seguro es que padezcas alguna enfermedad. Mencionamos lo anterior porque ante cualquier alteración del sueño, el primer paso es acudir al médico para una revisión general.

Si no existen trastornos de salud que estén afectando tu descanso, la otra posibilidad es que tus problemas para dormir se deban a una mala higiene del sueño. Esto quiere decir que algunos de nuestros hábitos nocturnos dificultan la conciliación del sueño en vez de favorecerla.

Por eso, te proponemos contrarrestar los malos hábitos con estas siete prácticas para tener un buen descanso y despertar con energía.

  1. Organiza tus actividades del día siguiente al menos una hora antes de ir a dormir

Uno de nuestros principales errores al tratar de dormir es llevar nuestros problemas, pendientes o planes a la cama. Incluso si se trata de una actividad que nos emociona y que haremos con gusto, el pensar en ello al estar acostados, a punto de dormir, puede ser suficiente para quietarnos el sueño por un buen rato.

Si tienes la costumbre de organizar tu día, hazlo por lo menos una hora antes de irte a la cama. Una buena práctica es escribir todos tus planes y actividades; de esta forma los dejarás en el papel y no en tu cabeza.

  1. Toma una cena ligera

Hay quien lleva al extremo lo de “ligera” y prefiere dormirse sin cenar. Esto tampoco es una buena idea, porque el hambre podría despertarte a mitad de la noche y tu organismo acumulará más reservas de energía, por si la escasez de alimento se prolonga.

No te vayas a la cama sin cenar, pero tampoco te des el gran atracón. Sobre todo, procura una cena rica en fibra proteínas y baja en carbohidratos y grasas. Y algo importante, cena por lo menos una hora antes de ir a dormir.

  1. Estira tus músculos

Algunas personas logran dormir mejor si hacen ejercicio intenso por las noches. No obstante, este tipo de ejercicio debe hacerse varias horas antes del momento de dormir, pues la actividad física intensa generalmente nos deja llenos de energía por un buen rato.

Para antes de dormir, lo más recomendable es el ejercicio moderado. Basta con estirar un poco los músculos o hacer algunas posiciones de yoga sencillas.

  1. Haz una actividad que disfrutes y te relaje

Aclaramos que debe ser una actividad tranquila, que puedas hacer en casa poco antes de dormir. Si disfrutas y te relajas al correr está muy bien que lo hagas a otra hora del día, porque si lo dejas para muy entrada la noche, sucederá lo que mencionábamos anteriormente en relación con el ejercicio intenso. Puedes leer, escribir, escuchar música, meditar, ver un episodio de tu serie favorita; en fin, algo que te desconecte de tus actividades del día y te prepare para el descanso.

  1. Toma un baño o haz un ritual de limpieza

Muchas personas encuentran relajación en un baño de tina o una ducha templada antes de dormir. El agua tibia relaja los músculos y predispone al sueño. Si no tienes tiempo para el baño o prefieres dejarlo para las mañanas, sigue un ritual de limpieza, como lavar tu cara, manos y cuello con agua tibia y luego aplicar una crema humectante; además de relajarte, esta práctica limpiará tu cutis de impurezas.

  1. Apaga las luces y desconéctate

No sólo nos referimos a la luz del dormitorio, sino a todos los dispositivos electrónicos. De hecho, lo mejor es que estos se queden fuera de la habitación, pues aunque estén apagados o tengan el protector de pantalla, se ha demostrado que la energía que emiten también altera el sueño. Si tienes la costumbre de despertarte con la alarma del celular, deja el aparato lejos de tu cama; así no interferirá con tu descanso y por la mañana te facilitará evitar la tentación de “otros cinco minutos”.

  1. Cuida el ambiente de tu recámara

Si a pesar de seguir los puntos anteriores no te sientes cien por ciento descansado por la mañana, quizá el problema esté en tu habitación. ¿Entra demasiada luz? ¿Es muy calurosa o muy fría? ¿El colchón es tan suave que te hundes o tan duro que despiertas adolorido?

La recámara debe cumplir con ciertas condiciones para favorecer tu descanso. Si entra demasiada luz del exterior, coloca persianas o cortinas más gruesas, o emplea un antifaz para dormir. La temperatura debe ser templada, pues los extremos interfieren con el sueño; las cortinas gruesas también te ayudarán a combatir el frío. Y si el problema es el calor, puedes usar sábanas más ligeras o abrir un poco la ventana.

El colchón es un accesorio fundamental para el descanso; por ello debe cambiarse aproximadamente cada diez años y elegirse como si de una prenda de ropa se tratara; es decir, probando hasta encontrar el ideal para ti. Si sientes que tu colchón ya no te da el soporte y confort que necesitas, visita las tiendas de colchones y asesórate con expertos, para invertir en uno nuevo y mejor.

Enfermeras

Hace unos días fuimos a un hospital a ver a un amigo nuestro, quien tuvo ligeras complicaciones cardiacas debido a una muy mala resaca después de una larga noche  de fiesta, algo que le ha causado querer de dejar de tomar alcohol probablemente por toda su vida; personalmente, dudo tremendamente que vaya a ser realidad.

Al pasar la noche en aquel lugar, salí varias veces a una de las terrazas del hospital, donde montaron una especie de sala de espera exterior, aprovechando una venta de sillas plegables para instituciones públicas. Ahí, muchos de los familiares o amigos de los pacientes salen a refrescarse y a hacer el tiempo estresante del hospital un poco más liviano.

Debo decir que todas las veces que salí a aquella terraza escuché las mismas conversaciones por parte de los amigos y familiares, quienes hacían guardia esa noche, una conversación que se centraba mayoritariamente en el pésimo servicio de las enfermaras, algo con lo que concuerdo terriblemente.

Por alguna u otra razón, he tenido experiencias en hospitales en algunos países del mundo y me he dado cuenta de que las peores enfermeras, por mucho, son las enfermeras en México, ya que afirmo sin temor a equivocarme, que toman sus deberes de una manera sumamente blanda y con una gran apatía, algo que por supuesto causa una sensación muy negativa en los pacientes y afecta mucho en su recuperación.

No solo estoy diciendo esto y criticando su trato con los pacientes, ya que enfermeras en otros lados del mundo pueden ser muy secas, pero muchísimo más efectivas en cuanto a su labor, que las enfermeras en nuestro país, quienes generalmente tienen un pésimo trato con los pacientes y su desempeño en su profesión es de lo peor.

He tenido experiencias, una en particular, cuando mi familiar falleció, que los doctores pedían a las enfermeras las paletas eléctricas para revivir al paciente y nunca llegaron, lo que resultó en la muerte de mi abuelo. Al salir me di cuenta de que las enfermeras estaban todas tomando un café y riéndose de cosas de las que no deberían estarse riendo.

En una ocasión, mi madre fue hospitalizada por seis meses, debido a un accidente automovilístico, por lo que tuve la oportunidad de ver cómo funcionan las enfermeras en los mejores hospitales y me percaté de que son de último nivel en todos los sentidos y con muy pocas excepciones.

En una ocasión, mi madre comenzó a asfixiarse y las enfermeras, gran mayoría de las cuales la ignoraba, no se daban cuenta de que el tubo de oxígeno de mi madre estaba torcido, lo que impedía que el oxígeno fluyera, algo de lo que uno de nosotros se dio cuenta, por lo que mi madre no murió.

Es necesario saber que en México contamos con excelentes médicos, cuya calidad es de la más alta a nivel mundial; sin embargo, el equipo de enfermeras en todos los lugares que he estado aquí en México es, sin exagerar, el peor que he visto en el mundo.

Educación

La ultima vez que viajé, es decir, hace aproximadamente tres semanas, me encontraba en la fila del mostrador de Interjet, una fila que aunque había muchas personas, estaba avanzando de manera fluida, ya que su personal estaba atendiendo bien a los clientes, algo que es crucial para la buena reputación de una aerolínea.

Al estar en aquella línea, vi a una mujer que probablemente se encontraba en sus 20s, gritándole a su madre de una manera feroz y su padre, quien también estaba presente, no decía absolutamente nada. De hecho, un poco después, ya en el avión, pude ver que el padre se puso enteramente de lado de su hija, quien inicio la confrontación y la extendió, sin ningún tipo de provocación por parte de su madre.

Esto, por supuesto, me pareció aborrecible y he conocido familias que se han destruido una y otra vez por situaciones como ésta, cuando los padres, o al menos uno de ellos, no reprime a alguno de sus hijos cuando ofenden a su pareja.

No importa cuál sea la situación, me he percatado que es crucial que los padres se apoyen uno al otro en frente de sus hijos, a menos que sea, por supuesto, algo demasiado obvio, ya que de lo contrario los hijos siempre se aprovecharan del apoyo de sus padres y lo utilizaran a su conveniencia.

Cuando los hijos son de edad prematura y los padres favorecen a los niños antes que a la pareja, se está creando un monstruo que en el momento es invisible, pero eventualmente crecerán, siendo incontrolables bestias que pueden llegar a hacer actos irreversibles y de mucha gravedad, mismos que puede terminar poniéndoles en problemas con la autoridad o, eventualmente, hacerles perder su libertad.

Por esta razón es más que imperativo que desde el inicio de la vida los padres cosechen un ambiente de armonía y paz en el hogar y que den un ejemplo de cómo hay que tratar a nuestros semejantes, especialmente a aquellos mayores a nosotros y no se diga nuestros padres y abuelos.

Cuando una pareja tenga un problema entre sí, siempre se debe de discutir en privado sin gritos y sombrerazos, ya que al hacer esto no solo estamos dando un mal ejemplo, sino también es posible causar mucho temor en los niños pequeños y hasta crear traumas que, eventualmente, con el paso del tiempo y experiencias pueden llegar a mutar en algo mucho más grave, como un hábito de violencia absoluta.

A su vez, los padres deben de ser firmes con sus hijos cuando así lo requiera y mostrares no sólo con palabras, sino con acciones, el hecho de que siempre hay que resolver nuestros problemas de una manera civilizada y de la manera más silenciosa que se pueda.

Esto puede ser reforzado por enseñar a los hijos a tener un carácter independiente y a saber estar solos, sin necesitar constantemente de nadie.

El diagnóstico de una úlcera en un pie diabético es crucial

Es parte del trabajo de un médico la atención de heridas que incluyen infecciones en los pies, pero cuando el paciente también es diabético, una infección puede progresar rápidamente a un estado crítico.

De hecho, se estima que más del 50% de las úlceras en un pie diabético se infectan y una herida de este tipo conduce a severas consecuencias, llevando a casi dos terceras partes de quien tiene este padecimiento a una lamentable amputación.

Aquí el reto médico es el ser capaz de tratar las infecciones del pie diabético rápidamente, antes de que progrese y ayudar de esta forma a prevenir una amputación, por lo que su papel es crucial para el bienestar del paciente.

Ante este panorama, es importante detectar los factores de riesgo. En este caso se debe considerar lo siguiente:

  • Cuando el paciente tiene heridas de más de 30 días.
  • Cuando el paciente está presentando heridas que bajan hasta el hueso.
  • Cuando el paciente está presentando infecciones recurrentes en los pies.
  • Cuando el paciente está presentando enfermedades vasculares periféricas.
  • Cuando el paciente está presentando una etiología traumática.

Una úlcera diabética en el pie podría tener claramente una infección, pero no necesariamente muestra los signos ni los síntomas clásicos que se buscan tradicionalmente ante un problema de esta índole, es decir, que presenten un eritema, calor, dolor o purulencia.

Debido a que el sistema inmunológico de un paciente diabético está comprometido, es posible que se esté en busca de estos signos típicos y sucede que no se llega a ver ninguno de ellos en absoluto.

Por lo que esto no significa que no haya una infección; es importante tener presente que sólo la mitad de los pacientes con úlceras de pie diabético muestran signos clásicos, lo que significa que el médico también debe trabajar con todos los casos sin excepción.

Aquí la clave es el ser persistente y seguir buscando más señales como:

  • Observación ante un exudado seroso (delgado, claro, acuoso)
  • Valorar un retraso en la curación
  • Identificar un tejido de granulación friable (frágil)
  • Observar si existe una granulación decolorada
  • Estar atento hacia el olor que despide la herida

Ante una posible infección, algunos médicos recurren a las pruebas clínicas, sin embargo, los cultivos con hisopos a menudo no son concluyentes en presencia del biofilm.

tratamiento-pie-diabetico-3

Por lo que en lugar de esperar los resultados de una posible prueba clínica, lo mejor es actuar inmediatamente.

Eso no quiere decir que los resultados de laboratorio no son útiles. A veces pueden ayudar a confirmar que se padece de una infección y facilita la selección del antibiótico.

Pero nuevamente, la mayoría de las infecciones son polimicrobianas, esto quiere decir que contienen más de un tipo de bacterias, y los cultivos por hisopo no recogen todas las bacterias.

Definitivamente, la prevención es la primera línea de defensa contra cualquier complicación de heridas por infecciones.

Pero ante un pie diabético, lo ideal es que el médico sea capaz de diagnosticar las condiciones tan pronto como sea posible, para determinar un tratamiento eficaz lo antes posible.

Cómo se actualizan los profesionales de la salud

Es bien conocido que la profesión médica es una de las más demandantes. Desde la etapa de formación y aprendizaje hasta el momento en que se comienza a ejercer, los médicos deben trabajar largas jornadas para adquirir, poner en práctica y actualizar sus conocimientos.

Uno se pregunta, entonces, ¿de dónde sacan tiempo para mantenerse a la vanguardia? Porque también es bien sabido que una de las áreas en las que más se generan avances científicos es en la medicina.

diplomados-medicos

Pues bien, ahora los profesionales de la salud cuentan con recursos como los diplomados médicos en línea, mediante los cuales pueden tomar cursos a distancia y en los momentos en que su jornada laboral se los permita, con la garantía de que reciben una formación de calidad.

En México, los médicos pueden inscribirse a diplomados a distancia como los de ePronadameg. Esos cursos están avalados por instituciones como la Academia Nacional de Medicina, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Los profesores también cuentan con el respaldo de estas instituciones, así que los participantes pueden estar seguros de que reciben la mejor capacitación.

Los diplomados de ePronadameg permiten a los usuarios actualizarse en cuatro ámbitos fundamentales de la medicina:

  • Diagnóstico: información acerca de las técnicas, procedimientos y estudios más modernos para detectar y diagnosticar enfermedades.
  • Tratamiento: nuevas alternativas, procedimientos, instrumentos y medicinas para tratar y curar una enfermedad.
  • Rehabilitación: estrategias, técnicas y equipos a la vanguardia, para facilitar y agilizar los procesos de convalecencia y recuperación.
  • Prevención: información actual acerca de las prácticas, dietéticas, ejercicios y hábitos que ayudan a prevenir las enfermedades, principalmente las de mayor incidencia entre la población.

Para ingresar a estos diplomados médicos en línea, el profesional de la salud sólo necesita registrarse, proporcionar sus datos y adquirir el producto. Si pertenece a una institución, como un hospital o una universidad, la institución puede hacer la compra y adquirir accesos para su personal.

Además de esto, el usuario sólo necesita un dispositivo con acceso a internet y software para lectura de e-books. Esto da la facilidad de que pueda avanzar en sus estudios desde cualquier lugar; ya sea un consultorio, un despacho, un aula o bien desde su propio hogar.

Otra facilidad que otorga este tipo de cursos es que cada participante define los horarios y el tiempo que dedica a las sesiones de estudio. Claro que esto no significa que no se requiera de organización y disciplina. El médico debe considerar su agenda y sus obligaciones laborales y encontrar espacios para revisar el material cuidadosamente.

La evaluación del diplomado se lleva a cabo por módulos; al concluir cada uno, el participante recibirá una constancia otorgada por la Academia Nacional de Medicina. Cuando haya completado todos los módulos, el participante se someterá a una nueva evaluación y si obtiene una calificación mínima de 8.0, recibirá un certificado por parte de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Así es como, además de cumplir con su compromiso diario para garantizar el bienestar de las personas, los profesionales de la salud pueden actualizar sus conocimientos.

El astro rey en la medicina

Pensar en el astro rey que es como le llamamos desde tiempos inmemorables al sol, es pensar en varias cosas. Es pensar en la playa y descansar plácidamente para adquirir un bronceado envidiable; es pensar en la fotosíntesis, que es la fuente de la vida en las plantas y prácticamente de la humanidad, es pensar en rayos ultra violeta que pueden ser algo negativo, aunque no necesariamente.

sol

También pensar en el sol puede ser la solución en cuanto a la generación de energía limpia; en fin, el sol es el astro rey, el centro de nuestro universo y merece toda nuestra admiración.

Pues bien, el sol como fuente de nuestra energía y creador de vida, ofrece entre otras cosas los rayos ultra violeta (UV), los cuales producen varios efectos en la salud al ser una radiación entre no-ionizante e ionizante.

Si buscamos un poco sobre este tema, notaremos que existen varios tipos de rayos UV, que son diferenciados entre sí de acuerdo a su longitud de onda y por ello tienen una energía por fotón (formas de radiación) particular.

De ahí que podemos encontrar los siguientes tipos de rayos: Ultravioleta A (UVA), Ultravioleta B (UVB), Ultravioleta C (UVC), Ultravioleta cercano (NUV), Ultravioleta medio (MUV), Ultravioleta lejano (FUV), Línea Lyman-alpha (H Lyman-α / Ly-α), Ultravioleta de vacío (VUV) y Ultravioleta extremo (EUV).

Ahora bien, entre esta gama de rayos ultravioleta, podemos estar tranquilos porque los UVC, mortales para el ser humano, se quedan en el camino al ser absorbidos por el oxígeno y el ozono de la atmósfera.

En cuanto a los UVB, llegan a filtrarse en mínima cantidad a través de la capa de ozono. De ahí la importancia de cuidar este valioso elemento para no exponernos de forma directa ni a los UVC ni a los UVB.

En el caso de los UVA, son absorbidos por la atmósfera terrestre y es donde comienzan varios ciclos dentro de nuestro planeta, como la fotosíntesis.

Aun cuando los rayos UVA y UVB constituyen sólo una pequeña porción de los rayos solares, estos son la causa principal de los efectos dañinos del sol en la piel.

proteccion-solar

Además, los rayos UV dañan el ADN de las células de la piel y los cánceres de piel comienzan cuando este daño afecta el ADN de los genes que controlan el crecimiento de las células de la piel.

Ahora bien, si se mantienen ciertos cuidados, como el usar protectores solares y no exponerse a los rayos solares en sus horas más peligrosas, que van de las 10 a.m. a 4 p.m., además de cuidar la capa de ozono, podemos seguir teniendo una convivencia sana con el astro rey.

Por otro lado, el hombre en su búsqueda de cuidar su salud ha recurrido a la naturaleza para este fin. Por supuesto que el sol está dentro de estas opciones. Por lo que vemos que las distintas culturas han utilizado las radiaciones solares para el tratamiento de diversas enfermedades.

Es hasta el siglo XX, gracias a Niels Finser, quien ganara el Premio Nóbel de Medicina en 1903, cuando se dio un giro a lo que se sabía de los rayos UV y sus posibles aplicaciones, con la UV-terapia en el tratamiento del lupus vulga.

Gracias a esta aportación médica se marcó el inicio del desarrollo y la investigación de la fotomedicina, es decir, la aplicación de las radiaciones no ionizantes en esta disciplina.

Para 1925, Goekerman usa el alquitrán de hulla, asociado al UVB, en el tratamiento para psoriasis. Ya para 1957 se inicia la era del PUVA, la Fotoquimioterapia que asocia los psolarenos con las radiaciones UVA y la Fototerapia con UVB.

Las investigaciones continúan en este sentido y recientemente se ha encontrado una banda del espectro UVB denominada UVB de banda angosta, que está mejorando las expectativas de la Fototerapia.

La tecnología va de la mano de la ciencia y gracias al desarrollo del láser con sus diversas modalidades han hecho una mancuerna particular, junto con la terapia fotodinámica que son los últimos avances en esta materia.

Como vemos, nuestra relación con el astro rey puede ser tan sana como uno decida cuidarse. Así que a cuidarnos de los rayos solares y a cuidar la capa de ozono.

Cuestión de valoración

Vaya… unos se rapan y otros sufrimos por la pérdida del cabello, ya sea por enfermedad, por estrés, por genética o por que nos “jalamos los cabellos”.

La cuestión es que habemos un sector social que nos vemos afectados seriamente con este padecimiento.

caida de cabelloLa buena noticia es que ha habido interés por parte de la ciencia en buscar, por un lado, las fuentes que originan este “mal” y por el otro, la forma de generar soluciones alternativas.

Algunas soluciones nos llevan a usar pelucas, otras peluquines, otras a mejorar la alimentación, otras más a aliviar el malestar que lo ocasiona, como lo es el estrés, a través de terapias de relajación, por sólo mencionar algunas.

Otras tantas incurren en el uso de shampoos, pomadas, brebajes varios, en fin… a todo aquello que nos pudiera ayudar.

Sin embargo, para muchos de nosotros nada de esto nos ha valido y deseamos soluciones más científicas y con resultados.

En este sentido y desde a mediados del siglo XX se han venido desarrollando algunas técnicas para el trasplante de cabello, tal como lo han sido la llamada técnica de la tira y la llamada técnica FUE.

Ambas en sí proponen dar la misma solución, se realizan de forma muy similar, aunque tienen sus pequeñas grandes diferencias.

Y éstas consiste principalmente en la forma de extraer el pelo de la zona dadora.

Lo interesante es que ambas técnicas se implantan de la misma forma y es necesario que el cirujano dermatólogo que hará el trabajo sea un verdadero virtuoso, además de tener una gran paciencia para llevar a cabo dicha implantación.

Veamos un poco el por qué.

Cuando se recurre a la técnica de la tira, se extrae una tira de piel que incluye el pelo con una amplitud aproximada de 1 a 1.5 cm.

Se cierra la zona de extracción mediante una sutura que dejará una cicatriz, en donde se verá una línea de un grosor milimétrico, que resulta ser prácticamente inapreciable.

En el caso de la técnica FUE, el procedimiento cambia sustancialmente, ya que se rasura la zona de donde se extraerán las unidades foliculares de una en una, mediante un sacabocados, cuyo diámetro oscila entre 0.7 y 1mm y esta zona donadora se deja reparar naturalmente.tecnica fue

Y de igual forma, de uno en uno se van colocando las unidades foliculares al lugar donde se desea ubicar el nuevo pelo.

Es interesante observar que en ambos procedimientos el apoyo técnico para el cirujano es importante, ya que las unidades foliculares se entregan a este personal altamente calificado, quienes las pulirán y las prepararán para su implantación.

De ahí que el recurrir a clínicas con especialistas altamente calificados es lo recomendable, ya que uno u otro tratamiento son delicados y requieren de una alta técnica para obtener buenos resultados.

El elegir uno u otro procedimiento dependerá en primera instancia de una valoración previa de tu caso, y después el que tú valores que técnica te conviene más.

Para algunos pacientes, la técnica de la tira les pudiera ser más atractiva porque se invierte mucho menos tiempo en el quirófano a cambio de una pequeña cicatriz, que eventualmente se borrará en muy poco tiempo.

Para aquellos que la cicatriz es un problema, valoran este punto y deciden a cambio pasar más tiempo en el quirófano.

En fin, hay soluciones para ambos casos, que es lo más importante.

¿Cuánto tiempo le dedicas a tu arreglo personal?

Una de las cosas que a un gran porcentaje de mujeres nos agrada es lucir bien. Incluso dedicamos muchas horas del día a este tema del arreglo personal, que va desde el cuidado de la piel, maquillaje y el cabello.

Muchas cosas las hacemos de forma cotidiana, como lavarnos la cara, untarnos un par de cremas protectoras, resaltar lo mejor posible nuestros rasgos con el maquillaje y salir peinadas para la ocasión.

Como te decía, las mujeres le dedicamos a este tema un tiempo de nuestro día. En tu caso, ¿cuánto tiempo le dedicas a tu arreglo personal?

Sé que hay mujeres que sólo se lavan la cara, se peinan (pasarse el peine o hacerse una coleta) y ¡listo!, comienzan su día.cuidado cara

Otras dedican un tiempo razonable y otras un tiempo considerable. Por ejemplo, cuando estaba soltera, duraba entre 60 y 120 minutos haciendo todo mi ritual. Cuando me casé, se redujo a 45 minutos. Cuando nació mi primer hijo, este tiempo se redujo a 20 minutos y ahora que estoy con mi bebé de brazos, mi tiempo se ha reducido a 5 minutos.

Sí, sé que hay mujeres que atienden casa, hijos, marido, trabajo y aun así salen bien arregladitas a realizar sus múltiples tareas.

Incluso conozco mujercitas que no salen de su habitación hasta terminar su arreglo personal y así hacen todos sus deberes, desde los quehaceres del hogar, hasta el ir a trabajar, pasando por el cuidado de los hijos, el súper… en fin.

Ahora me pregunto, ¿cómo lo hacen? Una de estas grandes mujeres me ha dio varios tips que ella personalmente aplica desde hace algún tiempo y el anexar el último que te comparto, le ha facilitado la tarea y ahorrado tiempo. Veamos:

Darnos prioridad ante los demás. Creo que este punto nos llega a costar mucho trabajo a algunas mujeres, mas es cierto al final de cuentas.

Cuando te das un tiempo para ti todos los días y más cuando se refiere a lo que te hace sentir bien, como lo pudiera ser tu arreglo y salud personal. Con esto lanzas un mensaje a todos los que te rodean de que te importas y te cuidas, y a su vez lo haces para ellos también.belleza personal

Cuando nos cuidamos no lo hacemos sólo por vanidad; también es por salud, autoestima, y vaya… ¿a quién le agrada llevar a mamá o a la esposa o a la empresaria toda fodonga?

Como anécdota, te comento que cuando recién nos cambiamos a la pequeña ciudad donde radicamos, se me hizo fácil salir con mi familia al súper en tremendos harapos. Al fin nadie me conocía, era muy temprano e iba a ser muy rápida la salida.

Mas al llegar al lugar nos topamos de frente con el jefe de mi esposo y la esposa de éste, y ambos lucían muy bien a esas horas. Si bien mi esposo me presentó sin mayor problema, yo quería que me tragara la tierra.

Tener autoestima, un tema que va junto con el cuidado. Reitero, no se trata de vanidad, sólo que definitivamente no es lo mismo lucir bien a lucir desprolija, ya que esto último envía varias señales de cómo nos sentimos en nuestro interior. Por lo que si estamos mostrando una apariencia descuidada es muy posible que sea una señal de alerta. Cuando te encuentras fortalecida, entonces sacarás tiempo para ti.

La organización es básica para conseguir realizar varias tareas y como mujeres que somos multitareas, es vital para salir avante. Y por supuesto, hay que colocar en nuestra agenda de tareas ese tiempo exclusivo para nuestro arreglo personal.

Una de las cosas que ayudan a la parte de la organización es seguir rituales que se convierten en hábitos. Comienza con uno y ve incrementando de a poco. Por ejemplo para este tema del arreglo personal, comienza con tu higiene, después incluye las cremas… pasado el tiempo incluye el maquillaje poco a poco. Cuando veas, ya no sólo lo harás en automático, también será rápido y eficiente, al grado que cuando no lo hagas, te sentirás rara.

No quieras hacer todo y apóyate de lo que buenamente puedas. Por ejemplo, pide ayuda a una maquillista para que te indique qué te hace lucir bien y que sea sencillo de hacer en “5 minutos”, al igual el corte del cabello o peinados. El punto de vista profesional nos ahorrará tiempo.

Y si quieres ir más allá para lucir bella incluso dormida y despertar prácticamente lista para la acción, entonces considera la micropigmentación.

La micropigmentación es una especialidad estética, cuyo objetivo es corregir, modificar, embellecer y equilibrar de forma semipermanente determinados rasgos faciales o corporales a través de la implantación de pigmentos a nivel epidérmico.

Con la ayuda de un buen especialista y el implementar esta técnica te ahorrara tiempo, dinero y esfuerzo y lucirás bella TODO el día.

La importancia de observar a nuestros hijos

Cuando tenía a mi hijo recién nacido en mis brazos, una de las cosas que más disfrutaba era observarlo, ya sea cuando nos veíamos a los ojos para irnos conociendo mutuamente, al verlo descubrir su alrededor, o sencillamente, al contemplar cómo poco a poco se iba quedando dormido.

Esa sensación de paz que nos brindábamos mutuamente ha sido uno de esos recuerdos que guardo como un tesoro, ya que mi pequeño está creciendo y muy, muy rápido para mi gusto.

Conforme pasaban los días, poco a poco fui conociendo sus ruiditos, que me iban expresando cuando se sentía incómodo, hambriento, molesto e incluso cuando no se sentía bien.

Fueron días intensos, ya que cuando comenzaba a moverse de forma inquieta o lloraba, era el momento de descifrar qué significaba.

vigilar-hijos

Poco a poco fui entendiendo su forma de expresarse y eso me daba seguridad conforme pasaban los días. Para una madre primeriza, estos primeros días suelen ser intensos, porque esos son los momentos para aprender a descifrar a tan frágil criatura.

Después de esta primera etapa de conocimiento, ahora mi hijo es un libro abierto. Claro está, ya han pasado más de ocho años y son los mismos que tengo de absorber todos sus gestos y sentires.

Ahora claramente puedo “ver” cuando se siente bien, preocupado, cansado, intrigado… es aquí donde las madres, a través del tiempo de conocer a nuestros hijos, desarrollamos lo que se conoce como el sexto sentido, que no es más que el cúmulo de conocimientos que tenemos guardado en algún lugar de nuestra mente.

Aun a esta edad, los niños siguen buscando el comunicarse con el mundo de los adultos, ya que no llegan a identificar algunas emociones o malestares.

Un caso muy particular que nos acaba de pasar es que mientras mi hijo estaba pequeño podía ver claramente a corta y larga distancia, ese no era ningún problema, así que cuando me dijo que le dolía la cabeza, pues lo atribuía a otra cosa.

Lo curioso es que esta molestia sólo la tenía después de ir a la escuela, cosa que me parecía por demás extraña, hasta que me quedé observándolo detenidamente por algunos días.

Descubrí que mi pequeño tenía problemas de visión y era en la escuela donde más se presentaba el esfuerzo por ver el pizarrón.

Fuimos a visitar al oftalmólogo pediatra para que lo evaluara y determinara si efectivamente la raíz de sus molestias era un problema de la vista.

oftalmologo-pediatra

Ya en el consultorio, que parecía un viaje al espacio, donde el sistema solar nos envolvía junto con los planetas, asteroides, cometas y un hermoso sol, sentaron a mi niño en una sillita en forma de la Tierra.

Es interesante observar a un oftalmólogo pediátrico, ya que ellos saben cómo examinar y tratar a los niños de un modo que los haga relajarse y querer cooperar, pues no todos los peques pueden expresar lo que tienen y en algunos casos lo niños no saben leer.

Además de lo anterior, los oftalmólogos pediátras utilizan equipos especialmente diseñados para los niños, lo que facilita también la tarea.

Y bueno, conforme le fue haciendo la exploración visual, efectivamente determinó que el niño tenía un cierto grado de miopía y al ponerle los lentes que mejor se ajustaban a su visión, mi hijo descubrió un nuevo mundo. Todo le era mucho más claro, más nítido… e incluso más grande.

En fin, con esta experiencia me doy cuenta que aun cuando creemos conocer a nuestros hijos, siempre hay algo nuevo que aprender, por lo que no hay que dejar de observarlos, ya que a veces ellos mismos no saben que algo no anda bien.

El tema de la vista suele ser así, los niños no saben si lo que ven efectivamente es así, probablemente para ellos es tan normal ver en su momento una mancha verde que, a la hora de ponerse unos lentes resulta ser un árbol y esto les abre otro mundo.

Después de esta experiencia y de usar sus lentes, los dolores de cabeza se fueron y cada momento es bueno para descubrir cosas nuevas.

Un instrumento salvavidas

En el mundo de la salud y el cuidado de la imagen, las básculas están entre los instrumentos menos apreciados. El temor a descubrir esos kilitos de más que nos dejaron las fiestas navideñas, las últimas vacaciones o hasta los excesos de los días de asueto hace que la frase “Por favor, pase a la báscula” sea uno de los momentos más álgidos de la consulta.

pesarse

Del otro lado, están las personas que viven obsesionadas con el peso; aunque no tengan problemas en este ámbito, viven con miedo a engordar y se suben a cuanta báscula encuentran para comprobar que no hayan aumentado ni un gramo.

Tanto el descuido del peso como la excesiva preocupación por el mismo son extremos que se deben evitar. Pensar que no pasa nada por estar unos kilos arriba del peso recomendado nos pone en riesgo de adquirir enfermedades como la diabetes, la hipertensión y, por supuesto, la obesidad. La búsqueda de la delgadez extrema, por su parte, puede conducir a trastornos alimenticios como la anorexia o la bulimia. Entonces, ¿cuál es la mejor forma de tratar la cuestión del peso y de entablar una buena relación con la báscula?

La respuesta consiste en hallar el justo medio. La báscula puede ser una gran aliada para cuidar la salud y aunque nos enojemos cuando da una medición distinta de la que esperábamos, esa señal de alerta puede salvarnos la vida. Y por “alerta” no sólo me refiero a los indicadores de sobrepeso, sino también a las bajas repentinas o a los cambios drásticos y sin motivo aparente.

Por ejemplo, si notas que has perdido peso, sin haber hecho algo especial para lograrlo (no has hecho más ejercicio de lo normal ni hay cambios en tu dieta), es conveniente que informes a tu médico, para que haga los exámenes que consideres pertinentes y descarte cualquier enfermedad. O si en un chequeo adviertes que aumentas de peso, al siguiente bajas y luego vuelves a subir, también debes consultar al especialista y seguir sus recomendaciones. Cambios como estos pueden obedecer a enfermedades metabólicas, tiroideas o autoinmunes que tienen mayores posibilidades de tratarse si se detectan a tiempo.

Para que cuides mejor tu salud en relación con el peso, a continuación resolvemos algunas de las dudas más frecuentes acerca del uso de la báscula.

¿Cada cuando debo pesarme?

La frecuencia varía de acuerdo con la edad y el estado salud de la persona; basculastambién puede depender de sus actividades y objetivos. Para una persona sana puede bastar con pesarse una vez al mes o en cada revisión médica general, con la salvedad de que si se detecta o se siente algún cambio, se haga uso de la báscula y se visite al médico. Quien está en un régimen alimenticio especial o practica determinadas actividades deportivas, es posible que necesite pesarse con más frecuencia. Si tienes una báscula en casa, incluso puedes pesarte una vez por semana, con tal de que esta práctica no se traduzca en una preocupación obsesiva.

¿Mi peso puede variar según el momento del día?

Sí, las mediciones pueden variar por algunos gramos, o hasta un kilo, dependiendo del momento en que te peses. Los cambios se deben a factores como el ejercicio, la ingesta de alimentos, la digestión y hasta la toma de líquidos. En el caso de las mujeres, también hay variaciones de peso relacionadas con el ciclo menstrual.

¿El peso puede variar de una báscula a otra?

Sí; en este caso, la variación se debe al calibre de cada instrumento. Las básculas a las que se da un uso intenso, como las que se encuentran en las farmacias o consultorios, pierden calibre más rápidamente; por ello se les debe dar un mantenimiento constante, pero esto no siempre sucede. Las básculas digitales se mantienen calibradas por más tiempo que las de resorte y algunas tienen un sistema que les permite recalibrarse.