Cuestión de valoración
Posted on: April 2, 2016, by : DepiLast

Vaya… unos se rapan y otros sufrimos por la pérdida del cabello, ya sea por enfermedad, por estrés, por genética o por que nos “jalamos los cabellos”.

La cuestión es que habemos un sector social que nos vemos afectados seriamente con este padecimiento.

caida de cabelloLa buena noticia es que ha habido interés por parte de la ciencia en buscar, por un lado, las fuentes que originan este “mal” y por el otro, la forma de generar soluciones alternativas.

Algunas soluciones nos llevan a usar pelucas, otras peluquines, otras a mejorar la alimentación, otras más a aliviar el malestar que lo ocasiona, como lo es el estrés, a través de terapias de relajación, por sólo mencionar algunas.

Otras tantas incurren en el uso de shampoos, pomadas, brebajes varios, en fin… a todo aquello que nos pudiera ayudar.

Sin embargo, para muchos de nosotros nada de esto nos ha valido y deseamos soluciones más científicas y con resultados.

En este sentido y desde a mediados del siglo XX se han venido desarrollando algunas técnicas para el trasplante de cabello, tal como lo han sido la llamada técnica de la tira y la llamada técnica FUE.

Ambas en sí proponen dar la misma solución, se realizan de forma muy similar, aunque tienen sus pequeñas grandes diferencias.

Y éstas consiste principalmente en la forma de extraer el pelo de la zona dadora.

Lo interesante es que ambas técnicas se implantan de la misma forma y es necesario que el cirujano dermatólogo que hará el trabajo sea un verdadero virtuoso, además de tener una gran paciencia para llevar a cabo dicha implantación.

Veamos un poco el por qué.

Cuando se recurre a la técnica de la tira, se extrae una tira de piel que incluye el pelo con una amplitud aproximada de 1 a 1.5 cm.

Se cierra la zona de extracción mediante una sutura que dejará una cicatriz, en donde se verá una línea de un grosor milimétrico, que resulta ser prácticamente inapreciable.

En el caso de la técnica FUE, el procedimiento cambia sustancialmente, ya que se rasura la zona de donde se extraerán las unidades foliculares de una en una, mediante un sacabocados, cuyo diámetro oscila entre 0.7 y 1mm y esta zona donadora se deja reparar naturalmente.tecnica fue

Y de igual forma, de uno en uno se van colocando las unidades foliculares al lugar donde se desea ubicar el nuevo pelo.

Es interesante observar que en ambos procedimientos el apoyo técnico para el cirujano es importante, ya que las unidades foliculares se entregan a este personal altamente calificado, quienes las pulirán y las prepararán para su implantación.

De ahí que el recurrir a clínicas con especialistas altamente calificados es lo recomendable, ya que uno u otro tratamiento son delicados y requieren de una alta técnica para obtener buenos resultados.

El elegir uno u otro procedimiento dependerá en primera instancia de una valoración previa de tu caso, y después el que tú valores que técnica te conviene más.

Para algunos pacientes, la técnica de la tira les pudiera ser más atractiva porque se invierte mucho menos tiempo en el quirófano a cambio de una pequeña cicatriz, que eventualmente se borrará en muy poco tiempo.

Para aquellos que la cicatriz es un problema, valoran este punto y deciden a cambio pasar más tiempo en el quirófano.

En fin, hay soluciones para ambos casos, que es lo más importante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *